En que consiste

En la sesión de cavitación se aplica el cabezal del aparato desplazándolo con un suave masaje sobre la zona a tratar donde previamente se aplica un gel conductor. Se puede escuchar durante el tratamiento un leve sonido, propio de la cavitación por ultrasonido. La sesión de cavitación dura 30 minutos y se acompaña de una sesión de presoterapia (drenaje linfático) para facilitar la eliminación de la grasa que hemos trabajado durante el tratamiento.